lunes, 26 de diciembre de 2011

Feeling of Inferiority


"Los sentimientos de inferioridad surgen cuando uno cree no ser lo que debiera. Pueden provenir de compararse con otros y considerar que no se los iguala. También pueden originarse en que hay ciertas cosas para uno imposible de hacer. Las deficiencias reales o imaginarias en cuanto a funciones mentales o físicas pueden producir sentimientos de inferioridad[1]" 

El señor de la esquina de tu casa, la señora que barre la calle, el panadero, la secretaria, la abogada, el jardinero, vos, yo... La gran mayoría de las personas se ha sentido así alguna vez, talvez porque no ocupa un puesto de alta jerarquía en una empresa de renombre, o porque no ganó un juicio, porque su pan es más seco que el de la competencia, y por miles de motivos más.

No tenemos ni debemos de sentirnos inferiores a nadie o menos importantes porque esto conlleva a ver de manera negativa todo nuestro entorno, de ser poco decididos para hacer algunas cosas o tomar importantes decisiones, lleva a aislarse, depender de las personas, sentir que nunca van a progresar en la vida, sentir que no hay nada por lo que pelear.

Miremos nuestras satisfacciones y no nuestras privaciones. Busquémosle el lado bueno a las cosas. A veces no disfrutamos de lo que tenemos porque estamos pendientes de lo que nos falta.




Si se quiere, se puede. 


[1]Enciclopedia de Problemas Sicológicos, Libros Logoi, Pág.106

No hay comentarios:

Publicar un comentario